Ornitoborracho

Un borracho llega a su casa como una cuba… y llama a la puerta de su casa toc..toc..toc… y no le abren, se pone agritar a su mujer:
– ¡Golondrina hip…hip… ábreme la puerta, pichoncita,ábreme hip..hip.., la puerta; gorrioncillo pecho amarillo, ábreme la puerta hip..hip..,!
– En eso su mujer tiernamente le abre la puerta, al verla el
borracho la ve y la dice:
-¿Por qué no me abrías URRACA…?.

El punk en el tren

En el vagón de un tren viajaban un viejo con el pelo todo
engominado y un joven punk. El viejo no podía quitar el ojo del decorado del chaval, con el pelo tan multicolor, la mayor parte verde, un tupé amarillo y la melena a rayas de colores que parecía un arco iris. En esto, el chaval se mosquea de las miradas del viejo y le dice:
– ¿Quee paaassa, abuelo? ¿Me va a decir que de joven nunca hizo nada raro?
– ¡Claro que si! Una vez me lo hice con un papagayo y estoy pensando si tú no serás mi hijo.

Concurso de pájaros

En un concurso de pájaros les toca el turno a un francés, un ingles y un español:
El francés lleva un halcón le quita la capuchita y lo suelta a volar. A los pocos segundos el halcón estaba bastante alto, saca una pajita del bolsillo y la tira al aire, el halcón baja en picado alcanzando la velocidad de 120 Km. y logra recoger la pajita antes de que ésta caiga al suelo, le dan 8 puntos.
Ahora le toca el turno al inglés, éste trae un águila real, le quita la capucha, la suelta a volar y cuando está muy alto, saca una pajita, la parte en dos y la tira al aire, el águila baja en picado a la velocidad de 160 Km. y logra recoger los dos pedazos antes de que toquen el suelo, le otorgan 9 puntos.
Le toca el turno al español, éste trae un lorito de su casa y se le escucha gritar:
– ¡Quítame ya esta porquería de la cabeza que no veo nada!
Cuando lo hace el loro se escapa a volar, cuando va muy alto el amo saca una pajita, la parte en tres y la tira al aire, el loro baja en picado alcanzando la vertiginosa velocidad de 240 Km., y cuando se va acercando al suelo le grita al dueño:
– ¡Tira más paja, tira mas paja, desgraciado, que me mato!

Puzle complicado

Una mañana de domingo, a las 08:00 horas, una rubia encantadora llama a su novio muy alterada:
– Tienes que venir a ayudarme. Tengo un puzzle y no soy capaz ni de empezar!
– ¿Qué clase de puzzle?
– Según la foto de la caja, es un tigre.
Como a él se le dan muy bien los puzzles decide pasarse a echarle una mano, así que se pone los pantalones y se va. Entra y se acerca a la mesa donde están todas las piezas dispersas al lado de la caja. Mira las piezas, luego la caja y al cabo de un rato se vuelve hacia ella:
– Bueno, para empezar, lo siento mucho, pero no veo como unir estas piezas para formar el tigre, y segundo, te aconsejo que te relajes, te tomes un café y después
metas los Froskies de Kellogs en su caja.

Quiero un oro

Va un retrasado a una tienda de mascotas:
– Ueas aldes – saluda al entrar.
– Muy buenas – le contesta el encargado de la tienda.
– hiero omcprar un oro.
– ¿Un qué?
– ¡un oro! – replica el gangoso
El dependiente se dá cuenta que el hombre quiere decir “loro” y le contesta:
– ¡Ah, sí! Usted desea comprar un loro, pues tenemos éste en venta.
– ¿uánto ueska?
– 500 euros.
– Polke an karo el oro?
A lo que contestó el loro
– ¡Porque hablo mejor que tú, imbécil!

La hiena

Explicaba la maestra a sus alumnos:
La hiena es un animal que vive en el norte de África, come carroña y se aparea una vez al año; además emite un aullido parecido a la risa del hombre…
– A ver, Pepito, ¿qué entendiste?
– Si profesora, la hiena es un animal que vive en África, come carne podrida, y se aparea una vez al año, y hace un aullido que parece que se está riendo.
– ¡Muy bien Pepito! A ver tú Pablito…
– La hiena es un animal que vive lejos, en África creo; come carne podrida, se ríe como un hombre, y ve a su pareja una vez al año.
– ¡Muy bien Pablito! A ver tú, Jaimito, ¿qué aprendiste?.
– Yo sólo tengo una pregunta, señorita: La hiena, con lo lejos que vive, con la mierda que come y con lo poco que se aparea… ¿de qué se ríe?

El cerdo milagroso

– ¿Cómo es que últimamente te va tan bien Pepe?
– Se lo debo a un cerdo que me compré. Fue un poco caro, pero ¡es un genio! Es capaz de ir al casino ¡y ganar! Gracias a eso ya no tengo problemas económicos Además, me ha descubierto en la granja una mina de oro y petróleo. Él mismo se encarga de negociar los contratos. Por si fuera poco, hace un mes se nos quemó la casa y él nos rescató a mí y a mi familia a riesgo de su propia vida.
– ¡Qué impresionante! ¿Puedo verlo, Pepe?
– Sí, claro, es ése: el de las patas de palo.
– ¿Un cerdo con dos patas de palo? ¿Qué le pasó?
– ¡Hombre! Con el cariño que le hemos tomado ¡no creerás que nos lo vamos a comer todo de una vez!

León buenazo

El león se desplaza majestuosamente por la selva.
El mono lo ve venir y sube velozmente a un árbol.
– Tranquilo, mono: hoy estoy de buen humor y quiero ser amigo de todos las animales. Si bajas no te haré nada.
– No bajo. No te creo.
– Baja, mono. Quiero ser amigo. Para que veas que no te haré nada me voy a atar. ¿Ves? Ya no me puedo mover. Baja y te saludo.
El mono baja temblando del árbol.
– ¿Por qué tiemblas? Quiero ser tu amigo.
– Tiemblo de emoción: ¡es la primera vez que le voy a romper la cara a un león!